Elegir el fotoprotector que te conviene más dependerá de tus preferencias y tipos de piel.

¿Entonces qué necesitas? ¿Un protector solar químico o uno físico?

Si no sabes distinguir uno de otro, aquí te enseñamos las diferencias básicas:

Si tienes piel seca, seguramente necesitas una fórmula más hidratante. O si tienes piel sensible o propensa al acné, necesitas una fórmula calmando y que no genere reacciones en tu rostro.
Como que los protectores solares químicos se absorben a la piel, pueden llegar a causar irritación y alergias. Entonces, si tienes piel sensible, tu mejor opción es un filtro de protección físico puesto que no generará ningún tipo de reacción.

Los protectores solares físicos protegen la piel al reflejar y dispersar los rayos UV de la superficie de la piel. Es decir, rebotan los rayos UVA/UVB para que no alcancen tu delicada piel.

Los protectores solares químicos protegen la piel al absorber los rayos UV, convirtiéndolos en calor que después es liberado de la piel.

Los protectores solares físicos suelen ser:

  • Menos irritantes (por lo que son una mejor opción para las pieles sensibles)
  • Más hidratantes (por lo que pueden tener fórmulas más pesadas)
  • Más difíciles de absorberse en la piel

Contienen dióxido de titanio y óxido de zinc, que son los ingredientes que protegen la piel al bloquear, rebotar y dispersar los rayos UVA y UVB, evitando que penetren la dermis. También son la razón por la que estos protectores solares suelen ser blancos.

Los protectores solares químicos suelen ser:

  • Más ligeros y fáciles de aplicar
  • Resistentes al agua
  • Más fáciles de absorber

En menores de 3 años, también, se tienen que utilizar filtros físicos, puesto que la piel de los más pequeños todavía es sensible.

Pero si tienes piel grasa y prefieres una textura ligera y una buena absorción, un protector solar químico oil free es el mejor. Suelen ser más fluidos y fáciles de aplicar que los físicos y no te dejarán la piel con manchas blancas.

Y si no sabes por cual decantarte, también existen protectores con mezcla de filtros físicos y químicos que son igualmente idóneos para una buena protección.

Sea uno o el otro, el que es importante es aplicarlo cada 2 o 3 horas y ¡cuanto más alto sea el factor de protección solar, mejor!